Moloti

Moloti_1.png

Moloti, orgullosamente inspirado en México! El primer felino de nuestra familia Baxalam se llama Moloti, que resultó de Molotl que significa León en Nahuátl. Lo decoramos con hojas y follaje de la selva tropical. Así, cuando lo vemos, no podemos dejar de recordar los increíbles paisajes que nos regalan nuestros bosques tropicales. Si! Esos que están principalmente en el sureste de nuestro país. Si has visitado los estados de Chiapas, Tabasco y Campeche seguramente sabes que son lugares donde llueve mucho y habrás conocido árboles gigantes como la ceiba, la caoba y el hule, con troncos gruesos para soportar el peso de sus grandes copas.

La selva tropical está formada por árboles de hasta 30 metros o más de alto, de muy diversas especies y conservan su follaje todo el año, por eso se les llama perennifolias. Las hojas de las plantas y de los árboles se caracterizan por ser muy grandes pues su función es captar la mayor cantidad de luz posible. Son sitios donde las temperaturas se mantienen constantes durante todo el año.

Estos ecosistemas son el hogar y refugio de especies tan enigmáticas como el jabalí, el mono araña, el mono aullador, el coatí mapache, el venado cola blanca, el tapir y el tlacuache dorado. En estos lugares habitan también aves como el águila solitaria, la guacamaya roja cao y el zopilote rey, por mencionar algunas. Además de reptiles como la iguana, la boa cascabel y varias especies de ranas, sapos y salamandras, viven una gran diversidad de anfibios y de insectos, particularmente escarabajos, hormigas, mariposas, abejas y otros invertebrados.

En este ecosistema crecen cerca de 450 especies de orquídeas que son endémicas, como por ejemplo, la vainilla (que delicia!), el árbol del cacao, que da origen al chocolate (yum!!) y el árbol del chico zapote, de donde se obtiene el chicle.

El bosque tropical tiene un gran valor para la conservación, ya que alberga especies de flora y fauna en riesgo como el jaguar. Además, son proveedores de aire puro, producen y purifican el agua, regulan el clima, la temperatura, captan la lluvia y son grandes captadores de bióxido de carbono.

Estos bosques protegen los suelos contra la erosión. ¿Cómo? Capturan y retienen el agua de lluvia evitando que corra, con ello podemos tener agua para riego, consumo y generación de energía. También desempeñan un papel importante en la regulación de los polinizadores, plagas y enfermedades.

A pesar de todo ello, estos ecosistemas sufren amenazas como el cambio de uso de suelo para la agricultura y ganadería, explotación forestal y tala indiscriminada. De acuerdo con el INEGI, antes de la llegada de los españoles, las selvas húmedas de México ocupaban alrededor de 220 mil km2 que representaban el 11% de la superficie del país. En la actualidad solo queda alrededor del 10% del total original debido a las prácticas de desmonte, ganadería y colonización.

Bosque_Tropical

Llévate tu Moloti aqui